Capítulo I / Serie II: La educación

Serie II: La educación

Muchas de las más conocidas instituciones de educación superior en el hemisferio occidental, están de una u otra forma ligadas a instituciones religiosas. No es por azar que la prestigiosa Harvard deba su nombre a John Harvard, un clérigo inglés. De hecho muchas instituciones universitarias de Europa y América han tenido ilustres orígenes como formadores de teólogos, y aún cuando hayan podido desligarse de sus orígenes aún mantienen, dentro de su liberalidad, un importante marco teológico, o influenciado por la religión. Llegados a este punto cabe agradecer, como en muchas otras cosas, a las instituciones del clero por su legado a la cultura y la ciencia.

Lamentablemente cuando la religión encontró que la educación, y en especial la educación científica, no era lo suficientemente consecuente con sus dogmas, comenzó una intensa campaña, aún en pie, por el control del mensaje en la educación. Brillantes eruditos religiosos de todos los tiempos se han preparado para debatir contra muchos avances y descubrimientos científicos. En 1874, Charles Hodge publicaba un ensayo; What is Darwinism? en el que acusaba al Darwinismo, a Darwin y a la Teoría de la Selección Natural y el Origen de las Especies de ser ideas ateas. Hoy día la acusación puede parecer ingenua e inofensiva, pero en esa época y proviniendo del decano del Princeton Theological Seminary y líder calvinista en los Estados Unidos, era una acusación importante en un a sociedad puritana, de hecho sus ideas colaron hondamente en algunas universidades, por supuesto Hodges también defendió durante mucho tiempo la esclavitud, pero eso era otro tema.

Por supuesto es conocido que Darwin fue objeto de burlas por sectores diversos, además de los religiosos, pero el peso de estos últimos llevó siempre una connotación de invalidez fuera de toda discusión, totalmente intolerante.

Aún en la actualidad existe fuerte oposición en algunas zonas a la enseñanza de las teorías Darwinianas en la educación media y primaria, esta oposición proviene no de sectores científicos con nuevas teorías o leyes acerca de la razón de la existencia de las especies, es una oposición que proviene de la invasión de sectores religiosos en temas a los que no pueden alegar más que con dogmas, o las sagradas escrituras.

Con la anuencia de instituciones religiosas se ha querido llevar teorías creacionistas a la educación básica en Estados Unidos (1), como la del llamado diseño inteligente, afortunadamente en este caso particular las leyes lo impidieron, pero no deja de ser un ejemplo de la influencia religiosa, o al menos la pretensión de tal influencia, en la educación pública.

Sin embargo fuera del ámbito de las escuelas públicas, y por el libre derecho a la educación y al respeto a la identidad y cultura que existe, afortunadamente, en muchos países, aún hay instituciones educativas que se reservan el derecho de enseñar o no las conclusiones a las que la ciencia ha llegado; bajo la contundencia de miles de evidencias, pruebas y estadísticas válidas; respecto a la evolución del hombre o la edad de la tierra entre otras, presentando como teorías ciertas al creacionismo, y aunque parezca inverosímil, el egocentrismo -pobre Galileo- en el cual aún creen uno de cada cinco norteamericanos.

La educación privada de soporte religioso es incluso subvencionada por gobiernos autoritarios de izquierda como el de Venezuela, en los países árabes la educación laica es prácticamente inexistente, en algunos países seglares; donde no hay separación del estado y la religión; la educación tiene un carácter prácticamente de adoctrinamiento.

Este adoctrinamiento es menos evidente en las escuelas privadas de países laicos, sin embargo existe. ¿Permitiría un padre que su hijo fuese a una escuela básica o a un kindergarten de adoctrinamiento político? probablemente no, sin embargo inscriben voluntariamente a sus hijos en centros de adoctrinamiento religioso gustosamente. ¿Por qué lo hacen?, porque la política pudiese salvar vidas, pero la religión salva almas. De nuevo el precepto de que algo mejor vendrá, a pesar de ser cada uno de nosotros, individualmente, el reflejo de la cúspide de la estadística de la posibilidad de vida inteligente, a pesar que somos uno entre millones de espermatozoides entre cientos de cadenas de ADN, pero todo lo que somos, toda esa conjunción de millones de probabilidades para que estemos aquí y ahora, según la educación religiosa solo sirve para lo bueno que viene después. En la otra vida. En la que seguramente no necesitaremos educación religiosa.

Sin embargo algunos se pueden preguntar ¿Qué de malo puede enseñar las sagradas escrituras?, bueno, solo imagínese a su hijo aprendiendo el mensaje del Deuteronomio (13:6-10):

6 »Si te incita tu hermano, el hijo de tu madre, o tu hijo, tu hija, tu mujer o tu amigo íntimo, diciéndote en secreto: “Vayamos y sirvamos a dioses ajenos”, que ni tú ni tus padres conocisteis, 7 –los dioses de los pueblos que están en vuestros alrededores, cerca de ti o lejos de ti, desde un extremo de la tierra hasta el otro extremo de ella–, 8 no consentirás con él ni le prestarás oído, tu ojo no lo compadecerá, no le tendrás misericordia ni lo encubrirás, 9 sino que lo matarás; tu mano se alzará primero sobre él para matarlo, y después la mano de todo el pueblo. 10 Lo apedrearás hasta que muera, por cuanto procuró apartarte de Jehová, tu Dios, que te sacó de tierra de Egipto, de la casa de servidumbre, (2)

A tu hermano, el hijo de tu madre, o tu hijo, tu hija, tu mujer o tu amigo íntimo, dice, lo matarás por tu mano. Porque si ese ser querido te invita a adorar a otro dios, no le darás consejo, no lo traerás de vuelta al rebaño con palabras convincentes, no vas a dialogar con él ni a presentar tus argumentos, no, le matarás a pedradas.  Eso dicen las escrituras, eso el Deuteronomio. ¿Qué clase de padre quiere que a sus hijos le enseñen algunos de los párrafos más intolerantes y cargados de odio en la literatura mundial?  Y no es el único párrafo por el estilo, en Números 31, el buen Moisés, puño de la ira de dios, ejecuta la venganza de los hijos de Israel contra los madianitas a solicitud de Jehová, y luego de matar a todos los hombres de Madián y sus reyes, los hijos de Israel se llevaron cautivas a las mujeres de los madianitas con sus niños, y les arrebataron todas sus bestias, todos sus ganados y bienes, incendiaron todas sus ciudades, aldeas y habitaciones, y llevaron los cautivos ante Moisés:

14 Pero Moisés se enojó contra los capitanes del ejército, contra los jefes de millares y de centenas que volvían de la guerra. 15 Les dijo Moisés: «¿Por qué habéis dejado con vida a todas las mujeres?17 Matad, pues, ahora a todos los niños varones; matad también a toda mujer que haya tenido relaciones carnales con un hombre.

¡He aquí al buen Moisés lleno de ira contra sus capitanes porque se les había ocurrido la insensata idea de dejar con vida a las mujeres y los niños!

Seguro que no han sido las palabras más heróicas de la historia, seguro no es eso lo que un buen padre quisiera que su hijo aprendiera en la escuela, acabar o tratar de acabar con un pueblo entero, según entiendo alguien después de Moisés lo intentó: Adolf Hiltler.

Si bien son solo extractos seleccionados, no son de ninguna manera mensajes aislados o exclusivos de la tradición judeo cristiana, los llamados a guerras santas, sagradas o como se les quiera llamar no han sido exclusividad de unas pocas religiones. Están en el mensaje que llega a los niños en momentos cruciales de su formación, y si bien existen valiosísimos mensajes de mínima convivencia, de valores y principios, si bien el llamado general pudiese ser a no robar, matar o mentir, estos valores se mezclan con mensajes de intolerancia y segregación.

Capítulo I

Serie 1: Los padres

Serie 2: La educación

Serie 3: La política

Serie 4: Las instituciones

Serie 5: La gran manipulación

Espere pronto el capítulo II

 

Anuncios

4 comentarios en “Capítulo I / Serie II: La educación

  1. no habrían universidades ni colegios tal como los conocemos en nuestro buen occidente de no ser por la “iglesia”…el problema de vuestro escepticismo es meter en el mismo saco de papas a fanáticos cristianos del medio de USA, el vaticano, una institución como la inquisición que ya no existe, un arrebato de Moisés (que te recuerdo que el antiguo testamento es más un texto histórico que religioso)…

  2. no estimado steppenwolf, el problema es NO meter en el mismo saco a todos estos errores y querer verlos por separado y no como una muy comprobable línea de conducta entre los distintos líderes religiosos, históricos o mitológicos, como lo veas.

  3. coño entonces porque Hitler, Mao y Stalin mataron como 100 millones de personas, todos los políticos son asesinos? mala lógica hermano mio, argumento no construido con lógica, no se puede decir: ferdy mercury y elton john son gay, fredy mercury y elton john son cantantes, entonces todos los cantantes son gay o todos los gay son cantantes…

  4. ah! pero es que ud. separa conductas individuales, lo cual está muy bien, el problema de las religiones es que actúan como un colectivo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s