Scepticus Certus

Las religiones son parte de la cultura de la humanidad, pudiese pensarse que el rescatar lo útil que de ellas se ha generado es una tarea importante para el rescate del patrimonio histórico de la especie humana. Por otra parte existen indiscutibles evidencias científicas que rebaten las ideas mitológicas y supersticiosas de las religiones, además de montañas de evidencia respecto a su carácter intolerante.

El propósito de este sitio es presentar enfoques desde el punto de vista del escepticismo, sustentados en el razonamiento y las evidencias científica.
La visión de saber que nuestra vida terrestre es la única posible y estar conscientes de la extraordinaria estadística de hechos que nos han llevado a estar en este momento en el tiempo, es acercarnos más a la posibilidad de hacer cosas buenas, grandes y positivas en nuestro paso por este mundo, y no postergar todo el bien que podemos hacer para una supuesta futura existencia. Es maravilloso saber que tenemos toda una vida, pero solo una vida, para hacer el bien.  La toma de consciencia de la realidad es una gran ayuda para la decisión de ser mejores personas cada día.
Rescatando las palabras del profesor Richard Dawkins:
Vamos a ser menos respetuosos, o menos automáticamente respetuosos, de la opinión de alguien sólo porque se trata de una opinión religiosa, vamos a tratar los puntos de vista religiosos de la gente de la misma manera en que tratamos sus opiniones políticas. Si alguien dice que es un comunista o un conservador, generalmente no sentimos ninguna inhibición si queremos atacar el hecho de que ese alguien sea conservador o comunista ante la posibilidad de hacerlo. Pero sí sentimos inhibición acerca de atacar sus puntos de vista religiosos, y no deberíamos.

Los religiosos hacen afirmaciones acerca el universo, del mismo tipo de afirmaciones que los científicos hacen, excepto que por lo general son falsas.

La hipótesis de dios no ofrece ninguna explicación para nada que valga la pena, ya que simplemente postula lo que los demás estamos tratando de explicar.

Estoy en contra de la religión porque nos enseña a estar satisfechos con no entender el mundo.

Richard Dawkins
Siempre habrá incógnitas en la ciencia. Muchos teístas ven estas incógnitas como razones para creer en Dios. El argumento generalmente es algo como lo que sigue: “No entendemos cómo el universo llegó hasta aquí, por tanto, Dios debe haberlo creado“.  (Esta es la versión actual del mismo argumento que hace años decía:  “No entendemos qué es el trueno, por lo tanto un dios del trueno debe haberlo hecho“).

Decir  “Dios lo hizo” no es realmente una explicación. Una explicación es la descripción de algo que en la actualidad no entendemos en términos que entendemos. Los mismos teístas suelen admitir que no entienden a su Dios, diciendo cosas como “Dios obra de maneras misteriosas“. Entonces, sin entender cómo Dios hace algo, tratar de explicarlo con un simple “Dios lo hizo” es un sinsentido. Nunca tendremos simultáneamente todas las respuestas, pero postular a un Dios infinito y pretender que este proporciona las respuestas es simple comodidad irracional. Es mucho mejor tener la integridad intelectual de admitir que simplemente hay cosas que no sabemos todavía.

Afortunadamente la ciencia es humilde, se basa precisamente en reconocer que existen áreas del conocimiento aún por descubrir, investigar y desarrollar. De hecho esta humildad es la base del desarrollo y el progreso humano. Las brechas en el conocimiento son cubiertas con nuevas investigaciones y estudios, y estos, eventualmente, cubren las brechas con descubrimientos que reducen espacio al dios de las brechas.

Veamos un simple ejemplo de la diferencia con la que funcionan el pensamiento científico y la superstición religiosa:

  • Un científico X piensa que la lengua de un Okapi es un instrumento curioso y utilísimo, y no puede describir el proceso evolutivo que ha llevado al desarrollo de este órgano, el científico dice: “He aquí un área del conocimiento aún no descubierto, bien vale conformar un equipo de investigación que estudie dicho órgano y evaluar exhaustivamente más allá de toda duda los resultados obtenidos en caso que los mismos sean coincidentes, y no abandonar los estudios hasta encontrar las evidencias concluyentes del fenómeno“.
  • Un fanático Z del “diseño inteligente” piensa que la lengua de un Okapi es un instrumento curioso y utilísimo, y no puede describir el proceso evolutivo que lleva al desarrollo de este órgano, el fanático dice: “Si no se puede explicar el origen de la lengua del Okapi entonces, por defecto, la creó dios” (¡¡¡fanfarria incluida!!!). ¿Es este último razonamiento racional y lógico o es una conclusión ignorante y estúpida?.

A pesar de lo dicho por algunos, es precisamente la humildad de la ciencia, el hecho de reconocer que no se sabe todo, lo que lleva a nuevos descubrimientos y progreso, si no fuese así, aún el trueno sería un dios y la medicina sería competencia exclusiva del brujo de la tribu.

La ciencia no tiene todas las respuestas, ni pretende tenerlas, solo las religiones manifiestan tal aberración, sin embargo es la ciencia la que es tildada de arrogante por los fanáticos, ¿Parece incoherente? Solo porque es incoherente. Una de las peores características de los fanáticos irracionales es que adjetivan a los demás con sus propios defectos.

Los personajes de la imagen superior al lado de la A escarlata, de izquierda a derecha: Bertrand Russell, Giuseppe Garibaldi, Noel Gallagher, Richard Dawkins, Ted Williams, Ayn Rand, Sir Bernard Williams. Solo unos pocos de muchos grandes personajes cuyos aportes a la humanidad en la filosofía, la economía, el deporte, la ciencia y el arte son incuestionables. Todos han estado libres de creencias sobrenaturales, experiencias místicas y otras supersticiones.